Copa del rey baloncesto

El FC Barcelona Lassa se proclama campeón frente al Real Madrid en la final de Copa del Rey más polémica

REAL MADRID - BARCELONA LASSA
Ante Tomic levanta el trofeo de Copa de Rey de baloncesto que acredita como campeón al FC Barcelona Lassa | Foto: EFE

La final se hizo esperar. La Copa del Rey ACB ha sido un torneo excelso. Ha habido partidos sorpresa y otros que no lo han sido tanto. Sin embargo, el punto más álgido ha tenido lugar el domingo. Como postrero encuentro nos esperaba un Real Madrid – Barcelona Lassa de lo más intenso. Ambos equipos han luchado con todo para superar a sus rivales previos en el camino hacia la final. Con los últimos cuarenta minutos ya en sus manos, los dos pretendía triunfar para alzar, de nuevo, la ansiada Copa del Rey.

Como si de un clásico más se tratara, blancos y blaugranas pisaron la cancha con una intensidad encomiable. El Madrid pretendió dar el susto anteponiéndose en el marcador, pero la buena defensa culé complicó la fase ofensiva a los de Pablo Laso. Sus jugadas eran demasiado estáticas y les costaba alcanzar el aro. Así, los de Svetislav Pesic tomaron el mando y encontraron la debilidad blanca desde el perímetro.

Unos buenos Víctor Claver y Ante Tomic encontraron espacios a mansalva por la débil y desestructurada defensa madridista. La entrada al partido de Jeffery Taylor intimidó al Barça Lassa, al que le costaba entonces atacar el aro. Pero la defensa blanca mantenía sus problemas defensivos. Ya no solo los espacios los dejaba tras la línea de tres, sino que la pintura se encontraba vacía. Llegó el tapón motivador de Walter Tavares sobre Kevin Seraphin. Lanzó a los suyos al ataque por medio de un Sergio Llull inspirado. Sus movimientos complicaron la defensa a los culés, que empezaban a sufrir con unos ataques más liberados exteriores de los madridistas.

Supo el equipo de Laso imponerse en la cancha. Superó a su rival por momentos y se adelantó en el electrónico. No obstante, los de Pesic no eran un equipo cualquiera, y estaba dispuesto a luchar con todo para hacerse con la Copa. Nuevamente, los culés, por medio de Ante Tomic y de Adam Hanga, aprovecharon los errores madridistas defensivos. Pero los blancos saben bien cómo pugnar en duelos de alta competitividad. No querían enfilar el camino hacia el vestuario por debajo del Barça, y tiraron de orgullo para, gracias a Gustavo Ayón, empatar el marcador.

ARREONES ALTERNATIVOS

El regreso al parqué cogió a contrapié al Barcelona. El buen arranque de los de Laso sorprendió a los culés. Facundo Campazzo y Anthony Randolph lideraron a los suyos con ataques inteligentes y mareantes. El alemán buscaba la esquina como si de su casa se tratara. Por su parte, el base argentino se había plantado ya como capitán general de los blancos. El Madrid había dado una marcha más al partido, pero el Barça Lassa funcionaba al ralentí. Los blancos empezaron a hacer mucho daño desde el perímetro, por medio de un Fabian Causeur casi divinizado. Asimismo, Rudy Fernández había llegado también para quedarse. En el tercer cuarto, entre todos los madridistas, lograron un parcial de 13-0 que dejó a los blaugranas totalmente fuera del partido.

Cuando Rudy sufrió un fuerte dolor en su tendón de Aquiles izquierdo, el Madrid pareció preocuparse mucho. Tres triples consecutivos de los de Pesic les permitieron creer con sendos motivos. Pierre Oriola y Claver quisieron tirar del carro con decisión, acercando la posibilidad de la remontada a algo más que un deseo. Encadenó Kyle Kuric el cuarto seguido para poner a los suyos a solo 3 puntos del Madrid. A pesar de que los blancos trataron de hacer suyo el partido, los culés supieron darle el ritmo que necesitaban. Terminaron por adelantarse, nuevamente, y el Madrid empezaba a mirar con miedo el electrónico.

Con el agua al cuello y a punto de sonar la bocina para el final, Llull se encargó de arruinar las ganas culés de celebrar el triunfo con una canasta sobre la hora que mandaba el partido a la prórroga. El guion fue el mismo durante el tiempo extra. Los golpes caían entre ambos, intercalados. Nadie lograba anteponerse al otro, con una equidad permanente. No obstante, dos jugadas polémicas decidieron el partido. Una falta de Randolph sobre Chris Singleton no fue pitada y el Madrid se colocó un punto por encima. Sin embargo, y con la incertidumbre de una decisión finalmente favorable de los árbitros, Tomic dio la ansiada Copa con una última canasta ante su exequipo y en el campo de sus antiguos admiradores.

 

Si quieres consultar más información sobre apuestas deportivas de baloncesto visita el Wanablog.

 

Arriba

Uso de cookies

¡Eh, un momento!. Esto te interesa: en el blog de Wanabet utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si sigues navegando, nos das tu consentimiento para aceptar las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Entra en este enlace si quieres más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies