Euroliga

El milagro y la confirmación

Singleton, del Panathinaikos, lanza a canasta sobre Ayón y Randolph en el segundo partido de la serie en el OAKA. | Foto: EFE

Esto es lo que buscaran Baskonia y Madrid en esta segunda parte de los playoff de la Euroliga, tras los dos primeros encuentros a domicilio. Los vitorianos no consiguieron dar la sorpresa en Estambul, mientras que los blancos llegan a casa con un buen balance tras un debut desastroso. En las dos otras eliminatorias, la igualdad sigue reinando.

El factor Granger

La previsible vuelta del base uruguayo es sin duda una de las mejores noticias para el Baskonia, que intentará hacer valer el factor Buesa Arena ante el actual campeón, un Fenerbache que se mostró muy sólido en casa y no dejó opciones a los baskonistas en los primeros dos partidos. La pareja Huertas-Vildoza, aún y las sorprendentes actuaciones del segundo, es insuficiente para plantar cara a los Wanamaker, Sloukas y compañía.

Un punto a mejorar para los de Pedro Martínez será la defensa, y es que los turcos, que tenían una media de 80 por partido, se han ido a los 88,5 en estos primeros duelos. Parece complicado que los vitorianos puedan volver a jugar a Turquía, pero el objetivo debe ser forzar al menos un cuarto partido, para regalarles una noche europea épica más a su afición.

Parar a la pareja Wanamaker-Vesely (32 puntos por partido entre los dos) será clave, así como encontrar más acompañantes para Shegelia, el único que ha rendido de forma parecida en los dos partidos.

Seguir resistiendo

Esto es lo que intentará el Madrid, que sigue maltratado por las lesiones. Todo apunta a que Llull no va a llegar, lo que sumado a la baja de Campazzo ha dejado a Doncic y Randle como únicos bases. El esloveno está sufriendo en esta eliminatoria, siendo atacado (y provocado con malas artes) constantemente por los hombres de Pascual.

Tras una primera fase brillante (jugador más valorado), en Grecia se ha visto el Doncic más terrenal, anotando casi exclusivamente desde el tiro libre (12 de los 18 puntos) y sufriendo como base a tiempo completo y único generador ofensivo del equipo. Los números lo dicen todo: de los 16,8 puntos, 4,8 rebotes y 4,6 asistencias por partido, a los 9-3-2 de estos dos duelos en Atenas. Si da un paso adelante y recupera el acierto y la confianza, los de Laso tendrán mucho ganado.

Pero la clave, lo que va a decidir la eliminatoria, es la actitud que muestren los blancos: si la desidia y la falta de sangre del primer día (vergonzoso 95-67) o la lucha y el coraje del segundo.  En ese segundo la aparición de Reyes y Carroll fue vital, y una de las claves será ver si Laso consigue recuperar para la causa a Tavares y Randolph, desarticulados por los verdes hasta ahora.

Por parte de los griegos, la idea es clara: volver al infierno del OAKA a jugar el quinto partido. Para hacerlo tendrán que cerrar mejor el rebote y seguir confiando en un James imparable hasta ahora (22 puntos de media con un 50% en triples y un 66% en tiros de dos, además de 4,5 rebotes y las mismas asistencias) y la dirección de Calathes. El griego dio un clínic el primer día (11 puntos y 16 asistencias), pero estuvo más desubicado en el segundo. Y sin él, sus atléticos compañeros tienen tendencia a perder el norte.

El orgullo rojo

El del Olympiakos, que como siempre sobrevive cuando más muerto parece. Tras caer en la prórroga el primer día en casa ante Zalgiris (ya no quedan palabras para describir el trabajo de Jasikevicius y los suyos), en el segundo igualaron la eliminatoria aun y contar con muchas bajas. Los del Pireo desactivaron a Pangos (20 puntos el primer día,  5 el segundo) y aunque siguieron teniendo problemas con Davies (20,5 puntos), sacaron el duelo adelante gracias al de siempre: Spanoulis. El genio griego ya no es el que era, pero en los partidos importantes nunca se esconde, y está tirando de su equipo con 21 puntos con más de un 40% de acierto.

En el derbi ruso el CSKA manda por 2-0 en una eliminatoria que está siendo mucho más igualada de lo previsto, y que se puede alargar si el Khimki mantiene este nivel en casa. Los de Itoudis perdieron a De Colo a los 10 minutos del primer partido y no podrán volver a contar con él hasta la Final Four, pero por suerte cuentan con un Chacho Rodríguez en estado de gracia, MVP de la segunda jornada y que está en 24 puntos y 7,5 asistencias por partido. El español ha encontrado un escudero inesperado en un Hunter (16 puntos y 7.5 rebotes) que está haciendo olvidar a Hines. Por parte de los de Bartzokas, y con un Shved muy terrenal, Gill ha dado un paso adelante con 19 puntos por partido.

 

¿Conoces ya nuestra nuevo Bono de Bienvenida? Ahora, si te registras en Wanabet, te regalamos 12 euros sin necesidad de depositar. No lo dudes y consulta nuestras condiciones.

Arriba