Wanablog Gran Reserva

¿Es compatible la profesión de futbolista con ser político?

Carrera politica Romario
Romario fue uno de los futbolistas brasileños más destacados de los 90

Muchos futbolistas se ven avocados al fracaso tras retirarse y colgar la botas. Pero hay otros que, lejos de empezar una vida más tranquila y alejada del foco público, deciden dar el salto a la política para aprovechar el gran tirón mediático que todavía tienen.

De esta forma, se aseguran una vida de lo más ostentosa que ya disfrutaban en su vida anterior, mientras que al mismo se mantienen ocupados en cualquiera de los despachos, palcos o asientos de cueros que les da su nueva posición.

En este sentido, la Revista Libre Directo ® reúne diez curiosos casos de futbolistas que se pasaron al terreno político.

Aksel Johannesen

Una trayectoria de vaivenes. Portero suplente de la selección de las Islas Feroe en los noventa, posteriormente reconvertido a jugador de balonmano y Primer Ministro del país entre 2008 y 2015. El feroés se cansó de parar balones y quiso hacer lo mismo con la crisis. Ahí no se permiten cantadas.

Pelé

Lo de «mejor futbolista de todos los tiempos» se puede debatir. Lo de Ministro de Deportes de Brasil entre 1994 y 1998 no es opinión. Hizo efectiva su andadura en el gobierno creando la Ley Pelé, que aprobaba la carta de libertad de un jugador o la evolución obligada de los clubes en empresas. Do Nascimento de un nuevo modelo de fútbol.

Kaladze

El georgiano más conocido del deporte rey, actualmente alcalde de la capital, Tiflis. Antes fue Ministro de Energía y viceprimer ministro. Lo de ganar dos Champions con el Milán parece hasta anecdótico. Éxitos en urnas y vitrinas.

Oleguer

“La selección española me genera aversión y rechazo”, dijo cuando Luis Aragonés quiso contar con él. El central de Sabadell ganó títulos en Camp Barça y siempre se mantuvo fiel a sus ideales políticos, afines a la independencia. Dejó el fútbol para formar parte de las listas de la CUP en las elecciones catalanas. Activismo sin complejos.

Tomás Reñones

Jugó aquel mundial donde Maradona se ultramaradonizó (México ’86). Fue lateral izquierdo del Atlético de Madrid durante 12 temporadas hasta que, a finales de los noventa, Jesús Gil lo fichó como concejal en Marbella. En 2006 fueron detenidos y encarcelados por el Caso Malaya. La corrupción fue tentación, pero la policía pidió el VAR y funcionó.

Yordan Letchkov

Actuación recordada fue la suya en el mundial de 1994, miembro de la anárquica Bulgaria de Hristo Stoichkov que se salió. Mejor recordará él su fiasco al cruzar la frontera hacia el abismo político.  Fue condenado a dos años de prisión por malversación de fondos como alcalde de Sliven. Su calva y nombre mal escrito del 23 de los Bulls siguen siendo la salvación de su decreciente dignidad.

Bebeto

Talento brasileiro a borbotones, ídolo eterno del Súper Depor de los noventa y diputado en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro. Ha revalidado un segundo mandato con el Partido Solidaridad. La misma que tenía sobre el verde para regalar goles y regates a la hinchada.

Romario

Goles, muchos, fiesta, casi a la misma altura. También formó dupla con Bebeto en la política. El ex del Barça tuvo antojo de agrandar su figura siendo senador en Río de Janeiro y presentándose para gobernar, aunque se quedó en intento. Su partido se llama Podemos. De coleta nada, eso sí.

George Weah

La efervescencia más efímera, un talento inolvidable en tiempos noventeros. El primer (y único) Balón de Oro africano de la historia es ahora presidente de Liberia, la república más antigua de África. De ídolo en las canchas a representante de una nación. Define carisma: Weah.

George Weah futbolista

 

Cuauhtémoc Blanco

El más elegante ariete mexicano cambió goles por votos para convertirse en presidente municipal de la ciudad de Cuernavaca. Y desde 2018 es gobernador del Estado de Morelos. Un definidor nato, también en lo diplomático.

 

Si quieres consultar más información sobre apuestas deportivas de fútbol visita el Wanablog

Comentarios
Arriba

Uso de cookies

¡Eh, un momento!. Esto te interesa: en el blog de Wanabet utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si sigues navegando, nos das tu consentimiento para aceptar las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Entra en este enlace si quieres más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies