Real Madrid

El Real Madrid, campeón del mundo por cuarta vez

FIFA Club World Cup 2018
Los jugadores del Real Madrid celebran el cuarto Mundial de Clubes conseguido ante el Al-Ain. | Foto: EFE

El Real Madrid se ha proclamado campeón del Mundial de Clubes por cuarta vez tras vencer al Al-Ain FC por 4-1. Un gran partido de Gareth Bale, Luka Modric y Marcos Llorente, que han marcado el rumbo de un encuentro plagado de ocasiones para ambos conjuntos. El gol del croata al cuarto de hora avisó a los emiratíes del partido que querían los blancos, aunque también contaron con sus oportunidades.

Shiotani mantuvo a flote al Al-Ain gracias a un gran gol, pero no pudieron hacer nada para evitar que el Madrid volviera a alzar el trofeo. Es la cuarta vez que los españoles se proclaman campeones del mundo consiguiendo así Santiago Hernán Solari su primer trofeo como entrenador madridista.

SUPERIORIDAD AL RALENTÍ

El pitido inicial de Jair Marrufo dio al Real Madrid la oportunidad de imponerse con prontitud en el encuentro. La obligación de los blancos hizo que los de Solari mantuviesen en su poder el balón en casi todo el momento desde el comienzo. Comandados por Kroos, Llorente y Modric, Bale y Lucas Vázquez recibían gran parte de la importancia ofensiva.

Avisó Lucas Vázquez con un remate a la madera tras un grandísimo centro de Bale, aunque la otra más clara provino del equipo visitante. Tras un gran recorte sobre Sergio Ramos y otro para evitar a Courtois, Abdulrahman chutó a puerta vacía, pero Ramos logró despejar a saque de esquina. En la siguiente jugada, Modric dispuso de un buen balón en la frontal del área, y disparó con muchísima colocación para adelantar a los madridistas en el marcador.


Volvió a dar el susto el Al-Ain, esta vez por medio de Caio. Recibió un buen balón filtrado entre la defensa blanca y se plantó solo ante Courtois, enviando el balón a las mallas. Sin embargo, el juez de línea levantó la bandera y le quitó al Madrid un gran peso de encima. Los de Solari consideraron los riesgos sufridos hasta el momento y equilibraron sus facetas. Dejaron de tomar riesgos en la salida de balón para jugar más directos hacia la meta rival. Fue imprescindible para esto la presencia de Karim Benzema, que comenzó a descolgarse un escalón por debajo para armar el juego y abrir espacios por las bandas. Lo intentaba aprovechar el Madrid por medio de Marcelo y Carvajal, que comenzaron a alargar más sus subidas ofensivas.

La tuvo Karim tras un gran pase de Lucas Vázquez, pero su disparo, a pesar de estar libre de marca, se marchó demasiado elevado. La última de la primera parte fue originada por Gareth Bale. El galés remató un gran córner botado por Kroos, pero su cabezazo fue despejado con brío por Eisa.

LA CALIDAD MANDA

La tónica de la segunda mitad se tornó totalmente blanca. Los de Solari tenían claro que debían salir a dominar, y así lo hicieron. Con un potencial ofensivo in crescendo, el Al-Ain defendía como podía ante el asedio blanco. Era un monólogo completo por parte de los jugadores blancos. En un saque de esquina, apareció de nuevo el mejor jugador del momento. Marcos Llorente remató desde la frontal un balón que caía del cielo con potencia, aumentando la distancia gracias a tal gol espectacular. Fue el tanto que marcó el destino final del partido, que fue sentenciado por la calidad.


El Madrid continuaba con su encuentro particular. Arrollaba sin tesón al Al-Ain, que no conseguía sobreponerse a la situación negativa. Tal fue así, que Sergio Ramos quiso participar en la fiesta con una subida más. En un saque de esquina, el central sevillano se antepuso a su rival y saltó con poderío. Su cabezazo fue directo al fondo de las mallas, poniendo así el tercero de la noche en el electrónico. No obstante, los emiratíes no quisieron evadirse del Mundial, y lograron recortar distancias por medio de Shiotani. Una falta lateral bien botada fue rematada con precisión por el nipón, que mandó el esférico a la escuadra y recuperó las esperanzas de todo el equipo. La sentencia, sin embargo, llegó al borde del descanso. Una buena jugada de Vinicius fue culminada por Yahia Nader, que envía el disparo del brasileño a su propia portería tras un desafortunado despeje.

 

Si quieres consultar más información sobre apuestas deportivas de fútbol visita el Wanablog.

 

Comentarios
Arriba

Uso de cookies

¡Eh, un momento!. Esto te interesa: en el blog de Wanabet utilizamos cookies para mejorar tu experiencia como usuario. Si sigues navegando, nos das tu consentimiento para aceptar las cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Entra en este enlace si quieres más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies